Comprender estas diferencias entre ADN y ARN es esencial para comprender cómo se mantiene y utiliza la información genética dentro de los sistemas biológicos.